Portales

pexels-yura-forrat-8643657

Foto de Yura Forrat

Tengo algo que confesar. Admito que suelo poseer un grave problema en el transporte público, sobre todo en lo relacionado con trayectos largos. Cada vez que salgo, suelo llevar una cartera bastante grande con el objetivo de poder llevar a todos lados el libro que me encuentro leyendo en ese momento. Para que, así, el viaje se torne más apacible. El problema es que me concentro tanto, que hay ocasiones en las que corro el riesgo de perder mi parada y seguir el viaje innecesariamente. Y no contemos mejor las veces en las que realmente me sucede.

Como aquella vez. Me encontraba tan sumergida en esos diálogos tan típicos e irónicos de Calac y Polanco que tanto disfrutaba (y disfruto), que no escuché el anuncio de la siguiente estación. Y claro está, cuando realicé que era la parada en la que debía bajarme, ya era demasiado tarde. Bufé, culpándome a mi misma y, luego de guardar el libro en mi cartera, miré el reloj. Por suerte, todavía era temprano, por lo que tenía tiempo de sobra. Aunque sí, no pude evitar reprimir una mueca al pensar en la cantidad de calles que tendría que caminar de más por culpa de mi descuido.

Me levanté de mi asiento unos segundos antes de llegar a la estación y, cuando el subte frenó y abrió sus puertas, pedí permiso para salir, debido a que había algunas personas frente a mí. Al salir del vagón, el ambiente húmedo y caluroso, típico de esa época del año, me golpeó desprevenida, provocando que prácticamente corriese hacia la salida más cercana, sin pensarlo demasiado.

Finalmente afuera, respiré hondo, sintiendo el viento en mi cara. Miré a mi alrededor y, al notar donde me encontraba, respiré hondo, más frustrada. En el apuro, había salido por la zona que justo deseaba evitar. Pero ya era imposible volver atrás.

Mientras comenzaba a caminar, recuerdo el haber pensado en lo cambiado que se encontraba todo. El paso de los años lo había modificado, y yo, que me negaba a pasar por allí, noté las diferencias de manera rápida. Donde anteriormente recordaba una heladería, ahora se encontraba una tienda de ropa;  en esa esquina, en la que había un banco BBVA, ese que siempre me ayudaba a recordar donde debía de girar, un enorme local de Movistar ocupaba su lugar.

Frenándome poco a poco y observando la acera de enfrente, pensé que sí, que tal vez varias cosas habían cambiado, pero tu portal se encontraba igual que la última vez. Como lo recordaba, solo que un poco más antiguo. Amplio, de color rojo ladrillo, con escaleras, no muy largas, pero si lo suficientemente anchas para que pudiesen entrar y salir personas sin problema mientras nos encontrábamos allí sentados. Acurrucados. Con mi cabeza en tu hombro y tu brazo rodeándome la cintura, acariciándome con suavidad. Sabiendo que debía irme, porque tocaba un largo viaje hasta mi casa, y sin embargo seguía anclada allí, contigo. Cuando creía que podríamos con todo lo que se nos plantease. Que ilusa.

Parpadeé varias veces, intentando alejar las lágrimas. Y es que allí, en realidad, no había nadie. Solo recuerdos. Las escaleras se encontraban vacías y, mientras me abrazaba a mi misma intentando no caer más profundo en la melancolía, realicé que, al fin y al cabo, tu portal sí había cambiado junto con su alrededor. Se había tornado en el portal más solitario de todos.

Respiré hondo y me obligué a alejar mis pensamiento de todo aquello. Porque, en realidad, no me encontraba allí para enfrentar mi pasado, si no para disfrutar mi presente, con mis amigas. Observé el portal por última vez, despidiéndome en silencio, y comencé a caminar. Volví a mirar mi reloj y noté que casi era la hora de encuentro.

Si había algo que deseaba más que alejarme de allí era el reencuentro con mis amigas. Eso y una cerveza. O varias. Y sonreí para mi misma, apurando el paso.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s